domingo, 11 de marzo de 2012

Tener la capacidad de seguir

En ocasiones las personas pensamos que no podemos hacer algo que se nos da bien, y no intentamos hacerlo ni creemos en ello, porque tendemos a compararnos con los demás, creyendo que lo hacen mucho mejor.
Eso nos hace poner los pasos hacía atrás, en vez de adelantarnos, quizás llamémoslo problema de autoconfianza, o miedo a enfrentarnos a la vida, a la realidad.

Con todo esto muchas veces preferimos quedarnos en un lugar al cual nos hemos acostumbrado, por mucho dolor y sufrimiento que nos produzca, antes que aventurarnos a un lugar desconocido, por miedo a arriesgarnos y a que sea mucho peor. 
Eso es lo que pensamos sin darnos cuenta de que puede ser mejor y un alivio y sobre todo necesario para poder ser estables y felices.

Por tanto en consonancia con esto, creo que si tenemos ideas algo locas, que quizás los demás no pueden comprender, no tengamos miedo a mostrarlas, alguien pensará lo mismo y si no, mientras en ellas haya una mínima oportunidad de seguimiento y éxito es lo que importa, disfrútalas, no las olvides, no las dejes escapar, siéntelas, vívelas, agárralas, guárdalas y solo si es necesario te queda mejorarlas.


Una reflexión que escribí hace tiempo a partir de algo que leí es la siguiente:


Si pudiéramos olvidar todo algún día, la vida sería mucho más fácil, pero caminar hacia el olvido significa que estamos huyendo de todo, de nuestra sombra, de lo que nos caracteriza, todo por lo que entonces hemos vivido realmente no tendría sentido, desaparecería, se desvanecería en la niebla.
Una vez que perdemos ciertos recuerdos, perdemos una parte de nosotros mismos, se difumina esa luz, se va volviendo intermitente hasta que desaparece. Es cierto que tenemos que mirar la vida hacia el futuro, porque es lo que nos queda por vivir, pero para ello tenemos que tener en cuenta parte del pasado, porque nos hace ser lo que somos. Solo es mejor olvidar ciertos recuerdos que nos hacen daño, pero incluso que estén ahí, nos hace darnos cuenta de lo que queremos que no se repita y nos ayudarán a mejorar nuestra manera de vivir. 
La vida simplemente es como es con sorpresas buenas y malas, pero no saber lo que sucederá es más divertido que saberlo, sino sería muy aburrida.


Con esto quiero decir que no porque olvides el pasado, abandones tus ideas, tu manera de pensar, todo va a ir mejor,   puede que sí o puede que no, la cuestión es saber elegir bien, tener esa virtud.
Para ello, hay que aprender a conocerse mejor así mismo, para darnos cuenta de nuestras capacidades ocultas y de las que ya están despiertas, y potenciar cada una de ellas, y por supuesto ser conscientes de nuestros defectos.
La vida es sentimientos, emociones, alegrías, vivencias, experiencias, para poder crecer, aprender a vivirla, a seguir en ella cada día, tenemos que ser fieles a nosotros mismos, tenemos que ser capaces de encontrarnos, y si nos equivocamos, no tenemos porque asustarnos, ya rectificaremos y eso nos ayudará a mejorar.

Para terminar quería dar las gracias a Míryam (@senyomiryam) porque sus ganas de vivir, de sentir, de adquirir, de absorber todo lo que está en su entorno, de demostrar todo lo que quiere, de seguir y seguir, de confiar en ella misma, de soñar y no olvidar ese sueño real, me han inspirado a escribir este post.

Gracias por pensar que al hablar conmigo uno sienta que todo es posible.







2 comentarios:

  1. Gracias a ti, porque es muy valiente exponer todos esos sentimientos y atreverse a cambiar. Me alegra haberte inspirado porque es un post precioso y que contiene muchas verdades.

    Dice un señor que sale por la tele que la felicidad es la ausencia de miedo. Que, para mí, también quiere decir salir de la rutina, atreverse a cambiar cosas, intentar mejorar "lo que hay".

    Poco a poco. Al fin y al cabo vida sólo hay una, "mejor vivir sin miedo..." ( http://www.youtube.com/watch?v=69vOPdCXTIY )

    Te dejo un poema de Benedetti que es casi un himno y que viene a decir lo mismo pero mejor:

    No te quedes inmóvil al borde del camino
    no congeles el júbilo
    no quieras con desgana
    no te salves ahora
    ni nunca.

    No te salves
    no te llenes de calma
    no reserves del mundo
    sólo un rincón tranquilo
    no dejes caer los párpados
    pesados como juicios
    no te quedes sin labios
    no te duermas sin sueño
    no te pienses sin sangre
    no te juzgues sin tiempo.

    Pero si
    pese a todo
    no puedes evitarlo
    y congelas el jubilo
    y quieres con desgana
    y te salvas ahora
    y te llenas de calma
    y reservas del mundo
    sólo un rincón tranquilo
    y dejas caer los párpados
    pesados como juicios
    y te secas sin labios
    y te duermes sin sueño
    y te piensas sin sangre
    y te juzgas sin tiempo
    y te quedas inmóvil
    al borde del camino
    y te salvas
    entonces
    no te quedes conmigo.


    Un abrazo

    @senyomiryam

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Míryam por todo, gracias por comentar, por tus palabras! No conocía este poema y me parece realmente hermoso.

    Me alegra conocerte, ya te he dicho que contigo aprendo, tienes mucha vitalidad y mucho que ofrecer.

    Escribes de forma muy natural, con mucha viveza y me alegra que seas capaz de traducir los sentimientos en palabras.

    Estas palabras que he escrito no son mías únicamente, son tuyas, son de todos/as, hay que darse cuenta de las cosas, y si decirlo ayuda a verlo, me doy por satisfecha.

    Un abrazo muy fuerte!

    Noelia

    ResponderEliminar