sábado, 21 de julio de 2012

Retomando aficiones

El día acababa de empezar, sin ser tan caluroso como los anteriores, pensando en soledad, que no debería estar allí ni ayer, ni hoy, ni mañana, sino en la playa en nuevo festival escuchando música rock y heavy metal rodeada de grandes grupos. Pero las cosas no siempre pueden suceder como uno quiere, hay momentos en los que las ruedas giran y otros en las que se quedan adormecidas, y tardan mucho en despertar.
En lugar de pensar en donde quería estar y lo que debería estar haciendo, decidió no pensarlo más y actuar con los recursos que tuviera, así que retomó después de unos tres, cuatro años, por imposibilidad de hacerlo antes, uno de sus hobbies favoritos de niña, y era montar en bicicleta, sin pensarlo con el viento en su rostro y ondeando su fino cabello, tanto cuesta arriba, recto o cuesta abajo durante casi una hora estuvo pedaleando.
Y ¿cómo se sintió? pues al principio tuvo una sensación de cierto temor por si algún obstáculo provocaba alguna pequeña caída y cuando controló el mando, se sentía libre, como si fuera niña otra vez, el cansancio no le molestaba, solo quería seguir y seguir hasta que su voz y cuerpo aguantara.
La tarde cayó finalmente, la noche asomó con tranquilidad y poco a poco, se borró el color azul para dar paso al negro con pequeños destellos de luz de color blanco, y comenzó su relax, haciendo solo lo que le apetecía, para al menos sentirse llena de alguna forma, hasta por fin recaer profundamente en un sueño el cuál no recuerda, y solo escuchaba levemente una canción: I'm free (Heaven helps the man) Artista: Kenny Loggins.






2 comentarios:

  1. cada día que te leo disfruto más de la frescura de tú persona. Todo un placer Nóelia:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapo, siempre tan lindo. Gracias por leerme y comentar. Muaksssssss

      Eliminar