sábado, 4 de agosto de 2012

El día que llegué a mi hogar

A mi nuevo hogar llegué de la mano de una niña con gran bondad que en su familia me acogió, donde me esperaba Cuqui, mi gran amigo al que me siento muy unido.
Yo venía una casa de acogida y me alegró mucho poder estar junto a otros mininos, que me trataron desde un principio como a un hermanito, por suerte nunca tuve miedo, siempre fuí valiente incluso cuando me encontraba solo. 
Me acostumbré a esa situación, a sentir tranquilidad y una inmensa estabilidad, y a hacerme un hueco especial apoderándome del sillón de mi ángel protector, a quien le debo siempre eterna devoción, ella me abrazó con mucho amor sin soltarme para nada y siempre me cuidaba y sigue cuidando cuando me sucede algo malo. 
Ya llevo contigo y Cuqui dos años, y este hogar no lo pienso nunca dejar, ni cambiar, porque a pesar de que mi alma algún día flote fuera de mi piel, mi corazón siempre tendrás, unidos estaremos y siempre recordaré el día que llegué a mi dulce hogar.

Foto de Trasto editada con Pixlr-o-matic perteneciente a @Mercesori

Con todo mi cariño este pequeño relato para Trasto por ser su 
segundo aniversario en su dulce hogar y 
su ángel protector @mercesori por cuidarle mucho. 
Felicidades campeón, estás con muy buenas personas 
que siempre te querrán.

4-8-2012 by NoeBranford






5 comentarios:

  1. Nos ha encantadao Noe, miauchas gracias Princetatita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mi niña que os haya encantado, muchos besazos para ambos, siempre que lo deseéis y pueda os hago más. Abrazos cielo. :D

      Eliminar
  2. Eres todo corazón el que quiere a los animales nunca puede ser mala persona !Muy buena! saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhh gracias de verdad, me alegra que te guste. Un abrazo. :D

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar