martes, 7 de agosto de 2012

La sirena de hielo

La luna descendió una noche de invierno, mientras el cielo se hundía y el mar ascendía. 
Todo cambió de posición y el motivo de esa decisión de la naturaleza fue por el nacimiento de dentro de una estrella de una sirena de nombre Eñe.
Eñe además de ser una sirena era la princesa del universo, con noble corazón, pureza, sinceridad y belleza. Destacaba en cualquier lugar donde fuera por su dulzura y ternura pero ciertamente se caracterizaba por ser tímida y fría.

Eñe era fría no precisamente por su actitud, sino porque su piel parecía hielo, y en sus labios se podían percibir trocitos de escarcha sobre todo en invierno, por eso la llamaban "La sirena de hielo".

Las demás princesas de la tierra la querían mucho y se sentían triste por ella, porque no podía tocar a nadie salvo si se ponía mucha ropa encima y no podía besar porque era capaz de congelar.
La única solución para ello, era fundir su corazón con un trozo de la estrella de la que nació, pero ella no podía hacerlo por lo que para ello se ofreció el príncipe de fuego, ya que de ella se enamoró. 
El príncipe se aventuró en un gigante cisne negro capaz de volar y por medio de una burbúja que les rodeaba tenía la capacidad de respirar, y después de mucho tiempo en alto cielo llegó al primer hogar de Eñe. 
A la estrella de pidió que antes de que se apagará le diera un trozo de su vida y calor para la princesa y la estrella aceptó con una condición: "Tú perderás tus poderes de fuego, te converirás en humano para estar con mi sirena" y el príncipe aceptó encantado.

Meses después regresó donde residía Eñe y en un bote de cristal especial mantenía con brillo el trozo de estrella, se lo ofreció a Eñe que lo guardó en su corazón y por fin pudo dar su primer abrazo y beso de amor anhelado. Eñe se dió cuenta de que no era fría y le invadió una sensación extraña, algo que no quería, por lo que prefirió seguir siendo fría y esperar a quien le deseara tan cual es, pidiéndole al príncipe que le sacara el trozo de estrella del corazón, para así mantener su poder al igual que él.
Y en ese momento final la luna, el cielo y el mar volvieron a su estado natural.



Sirena de hielo. Autora: @MestraPrimaria

Para @MestraPrimaria la niña más dulce y con un tierno corazón
que siempre sorprende y regala su cariño.
Te mereces lo mejor siempre. Muchas gracias por estar ahí y 
hacerme reflexionar cuando tiendo a obviar ciertas cosas.
Te adoro, te mando un saco de sonrisas, besos y abrazos.
7-8-2012 by NoeBranford

2 comentarios:

  1. Gracias!
    Eres la más cuqui del mundo.
    Mil besos de mariposa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer siempre cosita linda, tú si que eres lo más cuqui del mundo.
      Muchos abrazos de algodón y mil besos de fresa.
      Me alegra que te guste. :D

      Eliminar