domingo, 26 de enero de 2014

6 microcuentos

Desde hace un tiempo conozco la existencia de cuentos o relatos breves, de temática y extensión variada. Son escritos que puede ir desde una o dos líneas hasta una página o más de una (en algunos casos)  llamados "microcuentos", "microrrelatos", "minificciones". 
Dos de los ejemplos más famosos de los mismos son El dinosaurio de Augusto Monterroso formado por 7 palabras y El Emigrante de Luis Felipe Lomení formado por 4 solamente. 
Parece impensable con tan pocas palabras llegar a contar algo con significado y relevancia, pero los citados anteriormente nos indican lo contrario, ya que son verdaderos relatos en los que el inicio, nudo y desenlace están unidos en uno. Además nos invitan reflexionar y a crear diferentes interpretaciones entorno ellos. 
¿Parecen fáciles de hacer? Yo no lo creo tanto, porque al igual que nos cuesta sintezizar en muchas ocasiones, contar algo que mantenga la atención del lector con pocas palabras requiere que sea diferente, claro, sencillo, creativo, repleto de imaginación, poco convencional y una gran destreza por parte del autor para provocar cualquier emoción. 
Es un género que particularmente me enamoró cuando lo conocí y desde entonces decidí intentar escribir algunos que mandé a concursos y otros que no, los cuales podéis leer por este espacio con la etiqueta microrrelatos. 
Hoy he querido compartiros algunos de una extensión más breve que mis anteriores porque me apetecía probar, aunque no me ha resultado fácil escribir con tan reducidas palabras, por lo que son muy simples pero igualmente aquí están.
Para terminar decir que tres de los mismos van dedicados para mi preciada amiga @MestraPrimaria, porque sin su gran empujón este blog nunca hubiera existido, por ello se merece todos los relatos que pueda imaginar, aunque no le diré cuáles son, pero seguro los adivina. 


El Oasis 
Se dio la vuelta y el reflejo del oasis dejó de existir.

Mi mariquita
Aquella mañana cuando la mariquita se posó en su mano, por primera vez la escuchó.  

El final del otoño
Miró hacia el suelo y recogió la última hoja del otoño. Desde aquel momento empezó una nueva estación.

El vuelo 
 Cuando el pequeño gorrión comenzó a volar, su madre estaba allí para verlo.

 Sin aliento
Todavía veo lágrimas caer sobre pisadas espectrales que le rodeaban. Desde entonces los latidos permanecen en silencio.

La princesa valiente
Una princesa preguntó: ¿Qué haces aquí? y un príncipe contestó:
- !Vengo a salvarte! La princesa le miró con cierta ironía en silencio y le dijo:
-!No es necesario que lo hagas, soy capaz de sobrevivir por mi misma!

 @NoeBranford 26-1-2013

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. =) Gracias amiga. Me alegra que te guste, en la próxima entrega habrá para ti, prometido. Apertiñas

      Eliminar
  2. Muy bonitos. Yo me quedo con el oasis.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias linda por leerlos. Pues para ti te regalo "El Oasis" llévatelo y ponlo donde desees.
      Muchos abrazos. =)

      Eliminar