martes, 16 de junio de 2015

Momotaro

La leyenda de Momotaro es uno de los cuentos populares japoneses más famosos e importantes, una historia de valentía, donde el mal sucumbe ante el bien.
Como todos los cuentos similares de la época que he leído suelen comenzar con la expresión Hace mucho, mucho tiempo, para introducirnos en la historia.
Su protagonista es un héroe, nacido de un melocotón gigante, encontrado por un par de ancianos sin descendencia, los cuáles le cuidan hasta que tiene la edad necesaria para decidir emprender un viaje para derrotar a unos ogros que no hacen más que dañar a los ciudadanos.

Después de esta introducción procedo a compartiros el texto en inglés, con ilustraciones, pertenecientes al libro Japanese Fairy Tales series publicado por Tahejiro Hasegawa en seis volúmenes. En este caso dentro de la primera serie el número 1 pertenece a Momotaro o Little Peachling, traducido por David Thompson y Kate James en 1885.
Y debajo de cada parte os escribiré la traducción en español (elaboración propia, ya que lo considero un buen ejercicio traducirlo. Siento si en algún apartado no es del todo acertada, pero hay alguna expresión complicada para mí, que pondré en rojo y si hay algún fallo, encantada de corregirlo), para quien no esté tan familiarizado con el inglés.
Para terminar dar las gracias a esta maravillosa página la cual nos permite leer estas reliquias: http://baxleystamps.com/litho/

First Edition - Stab Tie Cover - Type A Cover Title


Hace mucho mucho tiempo vivían un anciano y una anciana. Un día el anciano fue a las montañas a cortar hierba; y la anciana


fue al río a lavar la ropa. Mientras ella estaba lavando, una gran cosa llegó cayendo y chapoteando corriente abajo. 
Cuando la anciana lo vio, ella estaba muy contenta y tiró de él hacia ella con un trozo de bambú que estaba tirado cerca. Cuando ella lo recogió y lo miró,


 vio que era un melocotón muy grande. Ella después rápidamente, terminó de lavar y regresó a casa con la intención de darle el melocotón al anciano para comer.
Cuando ella cortó el melocotón en dos, salió un niño del gran centro (o núcleo).
Viendo esto la anciana pareja se alegró, y llamaron al niño Momotaro o el pequeño melocotón, porque él salió de un melocotón.
Como ambos cuidaron bien de él, creció y se hizo fuerte y emprendedor.
Entonces la pareja de ancianos tenía expectativas altas, y ofrecieron todavía más cuidado en su educación.


Momotaro sabiendo que superaba a todos en fuerza, decidió cruzar a la isla de los demonios, llevarse sus riquezas y regresar.
Él enseguida consultó con el anciano y la anciana sobre el problema y consiguió que le hicieran algunas albóndigas.
Estas las puso en su bolsa.
Además de esto él hizo cada tipo de preparación para su viaje a la isla de los demonios y partió.
Después, primero vino un perro al lado del camino y dijo;
"!Momotaro! ¿Qué tienes ahí colgando en el cinturón?
Él contestó: "Yo tengo algunas de las mejores albóndigas de mijo."
"Dame una e iré contigo", dijo el perro.


Así Momotaro sacó una albóndiga de su bolsa y se la dió al perro.
Después vino un mono y lo logró de la misma forma. Un faisán también llegó volando y dijo: "Dame una albóndiga también y te acompañaré."
Entonces los tres le acompañaron.
En poco tiempo llegaron a la isla de los demonios e inmediatamente atravesaron la puerta principal; Momotaro primero; después sus tres seguidores.
Allí ellos se reunieron con una gran multitud de criados de los demonios dispuestos a luchar, pero


ellos empujaron todavía hacia dentro, y por fin se encontraron con el jefe de los demonios, llamado Akandoji. Después vino la lucha. Akandoji atacó a Momotaro con un garrote de hierro,
pero Momotaro estaba listo y lo esquivó hábilmente. Por fin ellos lucharon cuerpo a cuerpo mutuamente, y sin dificultad Momotaro aplastó a Akandoji y le ató con una cuerda tan apretada que no podía ni si quiera moverse.
Todo esto se hizo en una lucha justa.
Después de esto Akandoji, el jefe de los demonios dijo que renunciaría a todas sus riquezas. 


"Fuera con tus riquezas entonces": dijo Momotaro riendo.
Reunidas y distribuidas en orden un gran montón de cosas valiosas, Momotaro las cogió y partió hacia su casa, alegrándose, mientras caminaba valientemente, con la ayuda de sus tres compañeros, a quienes les atribuyó todo su éxito, él que tan fácilmente había sido capaz de lograr su propósito.
Grande fue la alegría del anciano y la anciana cuando Momotaro regresó.
Festejó con todo el mundo generosamente, les contó muchas historias de su


aventura, mostró sus riquezas y por fin se convirtió en protagonista, un hombre influyente, muy rico y honorable; !un hombre muy felicitado de hecho!



PD: yo he decidido enseñaros una versión, en el libro que os compartí en el anterior post, de cuentos recopilados por Theodora Ozaki, la versión contada es un poco más larga y en la web encontraréis distintas versiones que varían en lo referido a la profesión de los ancianos, pero que al fin y al cabo el hilo de la historia viene a ser el mismo.
Como colofón, aquí os pongo otras versiones que he encontrado:

- Aquí Momotaro en inglés con dibujos e historia cultural de la prefectura de Okayama relacionada con el origen la historia:
http://okayama-japan.jp/momotaro_en.pdf

- En japonés y español cuatro cuentos japoneses, dentro de los cuáles se incluye el de Momotaro, el cuál empieza en la página 17.


- Y otra de Momotaro en inglés creada en story jumper:


Book titled 'The Legend of Momotaro'














2 comentarios:

  1. Gracias por compartirlo, Noe. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada cielo, un placer. Espero que te haya gustado, como a mi leerlo y traducirlo. Unha apertiña. =)

      Eliminar